viernes, 10 de julio de 2020

Informar es importante, pero que nos entiendan no lo es menos


Hace una semana fuimos a la revisión de la próstata de mi marido, ambos estábamos realmente nerviosos, hacía dos semanas se había hecho una analítica de control.  Hoy nos iba a dar los resultados de esa analítica, de la cual según entendimos en la consulta de hacía dos meses, dependería si le iban a dar radioterapia o no.

En la consulta, mientras buscaba la analítica, nos comentó diversas opciones, tratamientos, posibilidades, y nos empezamos a agobiar, aun más si cabe de lo que estábamos antes de entrar a la consulta, sin llegar a comprender, poco o nada de todo lo que nos estaba diciendo.

Por fin, llegó el momento de comentarnos la ansiada analítica, poco habíamos escuchado, más bien entendido, sobre todo lo previo, solo teníamos un fin y era el resultado de la analítica, siendo ya los nervios mayúsculos.
Nos dijo que el marcador había subido, el corazón me dio un vuelco, y poco más pude atender, no recordé si dijo 0,4 o 0,04, en ese momento no me pareció importante. No obstante, parece que le dio poca importancia al resultado, nos dijo que repetiríamos en 6 meses y veríamos.

Salimos de la consulta con la sensación de no haber entendido nada, solo que nos veríamos en 6 meses con otra analítica, pero no recordaba nada más, ni el resultado de la analítica, ni las expectativas que había, ni la cifra exacta, realmente nada.




Nuestra rutina diaria muchas veces, nos hace olvidar que al otro lado hay personas, que no se encuentran en la mejor disposición para recibir cualquier noticia por nuestra parte, están expectantes, nerviosas, en ocasiones sin un mínimo de formación, y, sin embargo, nos perdemos en tecnicismos, prisas, pruebas, y eso hace que, en muchas ocasiones, nuestras y nuestros pacientes no sepan realmente, el proceso de su enfermedad.

Artículo 15  El médico informará al paciente de forma comprensible, con veracidad, ponderación y prudencia. Cuando la información incluya datos de gravedad o mal pronóstico se esforzará en transmitirla con delicadeza de manera que no perjudique al paciente.

Rafael Abad Alonso, Vocal de la Comisión de Deontología Médica de Bizkaia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario