lunes, 3 de agosto de 2020

Doctora, ¿por qué no va a atender a mi padre?


No salgo de mi asombro.
Mi padre tiene 91 años y no suele quejarse, pero hoy, al llamarle a la residencia para ver qué tal estaba, me ha dicho entrecortadamente que no podía respirar. He hablado con Miren, la cuidadora que mejor se lleva con él y me ha dicho que no les permiten trasladarlo al hospital, que es muy mayor... Tiene que ser un error, pienso, voy a hablar con su médico...





La escasez repentina de medios sanitarios es una situación que no teníamos prevista. ¿Cómo nos va a pasar esto aquí, con una Sanidad pública en la que confiamos para resolver los problemas de nuestra salud? ¿Y ahora qué hacemos si no tenemos respiradores ni camas para todo el mundo?
Estamos al límite de nuestras fuerzas y no sabemos qué es lo mejor para todo el mundo.
¡¡Ya está!! Preguntemos a nuestros jefes o busquemos un protocolo que nos diga cómo actuar. 


... Y si el protocolo o las instrucciones dicen que no se hospitalice o que no se administren cuidados críticos a las personas mayores de 80 años... ¿obedecemos o nos planteamos qué deberíamos hacer desde el punto de vista de la ética profesional?

No tomamos decisiones clínicas no fundadas en criterios médicos objetivos. No discriminamos por sexo, raza, religión... ni edad. No lo hemos hecho ni deberíamos plantearlo ahora, con pandemia o sin pandemia.

“Todas las personas mayores independientemente de su edad y de si viven en la comunidad o en residencias, tienen el derecho constitucional de acceder a los servicios públicos de salud y no pueden ser discriminadas por razón de edad.
Para la derivación a recursos sanitarios especializados (hospitales de agudos y otros recursos intermedios medicalizados COVID), ni la edad, ni el hecho de vivir en una residencia, deben ser un criterio de no derivación”.
(Sociedades Española y Autonómicas de Geriatría y Gerontología SEGG 2-5-2020).


Art. 5.2 Código de Deontología Médica:  El médico debe atender con la misma diligencia y solicitud a todos los pacientes, sin discriminación alguna.

Isabel López-Abadía Rodrigo, Presidenta de la Comisión de Deontología Médica de Bizkaia.

lunes, 27 de julio de 2020

CURSO ONLINE DE ATENCIÓN AL FINAL DE LA VIDA


Copyright © 2020, Fundación para la Formación de la OMC 

CURSO BUEN QUEHACER DEL MÉDICO VIÑETAS PRÁCTICAS 5 y 6


Copyright © 2020, Fundación para la Formación de la OMC

CURSO BUEN QUEHACER DEL MÉDICO VIÑETAS PRÁCTICAS 1, 2, 3 y 4



Copyright © 2020, Fundación para la Formación de la OMC 

Formación on-line en Ética y Deontología Médica


Desde la Comisión de Ética y Deontología Médica del Colegio de Médicos de Bizkaia, somos conscientes de la importancia de la formación de todas y todos los profesionales en Ética y Deontología Médica.
Lo sucedido en los últimos meses con el COVID-19 ha generado un cambio en la formación, o más bien en la forma de impartir ésta. Por este motivo, hemos tomado la decisión de facilitaros la información que tengamos disponible sobre formación on-line en esta materia, con la creación de una página exclusiva en nuestro blog.


Comenzamos hoy está nueva página de nuestro blog con los tres primeros cursos, esperando que os sean de vuestro agrado y utilidad.

domingo, 19 de julio de 2020

COVID-19 Reflexiones éticas desde la pandemia



Desde primeros de marzo, en nuestro entorno nos encontramos ante uno de los mayores retos sanitarios de las últimas décadas. El coronavirus SARS-Cov-2, responsable de la tristemente famosa enfermedad COVID-19, ha pasado de ser la causa de un foco epidémico en China, a convertirse en el origen de una pandemia mundial, la primera pandemia de la globalización, como la describen algunos autores.

En el libro “The coronavirus prevention handbook” se expone que en esta era de globalización, los movimientos ininterrumpidos de humanos y bienes hacen que ningún país sea inmune a la amenaza potencial de epidemias. Desde 2003, las enfermedades contagiosas emergentes como la gripe aviar, el síndrome respiratorio del Medio Oriente, el SARS y el ébola nos recordaron una y otra vez a los seres humanos la grave amenaza que representan para la salud humana y la seguridad económica y social.

Quizá deberíamos haberlo sabido pero el hecho es que nos ha pillado por sorpresa. Las personas que integramos la Comisión de Deontología del Colegio de Médicos de Bizkaia hemos asistido atónitas, como casi todo el mundo, a una situación de desconcierto e impotencia por parte de profesionales, gestores, políticas y políticos, e instituciones que no habíamos imaginado que pudiera ocurrir fuera de una obra de ficción catastrofista.

Cuatro meses después del comienzo de unos acontecimientos que se han ido sucediendo a velocidad vertiginosa, nos encontramos en una situación algo más estable, aunque marcada por el miedo a un rebrote, con las noticias de estos últimos días. Es ahora, con algo más de calma, que queremos hacer unas reflexiones sobre lo vivido y lo que nos puede deparar el futuro. Se han producido situaciones de toma de decisiones muy complejas desde el punto de vista de la ética profesional médica, comenzando por la falta de información y la falta de medios, pasando por la atención telefónica, la soledad de las personas mayores, el miedo y la afectación psicológica de las y los profesionales sanitarios... Respecto al futuro, no parece fácil tampoco cuando pensamos en tratamientos y vacunas asequibles para todos los países.

Creemos que temas de reflexión no nos faltan y en esta página del blog, queremos plasmar algunas de las situaciones que nos deberían hacer pensar desde la ética médica, tanto desde nuestro punto de vista como desde el de otras y otros profesionales de la Medicina que han dado su opinión en jornadas o eventos relacionados con la pandemia.

Veremos que muchas actuaciones siguen estando encuadradas en nuestro Código de Deontología Médica y las que no están... quizá deberían estarlo. Os invitamos a quienes sois profesionales de la Medicina y también a quienes no lo sois, pero os preocupa la forma en que se han manejado algunas situaciones, a deliberar sobre los distintos temas que iremos publicando. Pretendemos hacerlo desde un punto de vista constructivo: lo que pudimos hacer mejor y lo que podemos hacer de otra manera para que no vuelva a ocurrir. Al fin y al cabo, la Ética es reflexionar sobre lo que se podría hacer mejor.

viernes, 10 de julio de 2020

Informar es importante, pero que nos entiendan no lo es menos


Hace una semana fuimos a la revisión de la próstata de mi marido, ambos estábamos realmente nerviosos, hacía dos semanas se había hecho una analítica de control.  Hoy nos iba a dar los resultados de esa analítica, de la cual según entendimos en la consulta de hacía dos meses, dependería si le iban a dar radioterapia o no.

En la consulta, mientras buscaba la analítica, nos comentó diversas opciones, tratamientos, posibilidades, y nos empezamos a agobiar, aun más si cabe de lo que estábamos antes de entrar a la consulta, sin llegar a comprender, poco o nada de todo lo que nos estaba diciendo.

Por fin, llegó el momento de comentarnos la ansiada analítica, poco habíamos escuchado, más bien entendido, sobre todo lo previo, solo teníamos un fin y era el resultado de la analítica, siendo ya los nervios mayúsculos.
Nos dijo que el marcador había subido, el corazón me dio un vuelco, y poco más pude atender, no recordé si dijo 0,4 o 0,04, en ese momento no me pareció importante. No obstante, parece que le dio poca importancia al resultado, nos dijo que repetiríamos en 6 meses y veríamos.

Salimos de la consulta con la sensación de no haber entendido nada, solo que nos veríamos en 6 meses con otra analítica, pero no recordaba nada más, ni el resultado de la analítica, ni las expectativas que había, ni la cifra exacta, realmente nada.




Nuestra rutina diaria muchas veces, nos hace olvidar que al otro lado hay personas, que no se encuentran en la mejor disposición para recibir cualquier noticia por nuestra parte, están expectantes, nerviosas, en ocasiones sin un mínimo de formación, y, sin embargo, nos perdemos en tecnicismos, prisas, pruebas, y eso hace que, en muchas ocasiones, nuestras y nuestros pacientes no sepan realmente, el proceso de su enfermedad.

Artículo 15  El médico informará al paciente de forma comprensible, con veracidad, ponderación y prudencia. Cuando la información incluya datos de gravedad o mal pronóstico se esforzará en transmitirla con delicadeza de manera que no perjudique al paciente.

Rafael Abad Alonso, Vocal de la Comisión de Deontología Médica de Bizkaia.