lunes, 16 de septiembre de 2019

Nuevo Código de Deontología Médica (1): Uso de Lenguaje Inclusivo, adaptándonos a la Medicina del siglo XXI




NUEVO CÓDIGO DE DEONTOLOGÍA MÉDICA (1):  USO DE LENGUAJE INCLUSIVO, ADAPTÁNDONOS A LA MEDICINA DEL SIGLO XXI

En el texto del antigüo Código de Deontología Médica se usa siempre un lenguaje que hace referencia al género masculino tanto para referirse a los profesionales sanitarios como pacientes. Está demostrado que el uso de lenguaje sexista es una manera de discriminación e invisibilización de las mujeres e influye negativamente en el derecho de igualdad entre todos los seres humanos, por lo que es el momento adecuado para proponer la utilización de lenguaje inclusivo en la redacción de los nuevos documentos oficiales.

En los numerosos estudios que se han hecho al respecto se pone en evidencia que la  lengua  refleja  la  percepción  que  la persona tiene  de  la realidad y que condiciona su visión. Además, la tendencia a considerar a las personas del sexo masculino como centro  de la sociedad y eje referencial de la legislación, estructuración y organización social lleva a comportarse restando valor al sexo femenino. Esto hace que se tienda a dotar de diferentes valores, capacidades, normas, papeles a mujeres y hombres, otorgando mayor valor a lo asociado con los hombres. La falta de referencia a las mujeres en el lenguaje tiene como consecuencia la invisibilización, el ocultamiento y la exclusión de las mismas.


      Seguramente muchas personas que estén leyendo este texto pensarán en argumentos que se suelen utilizar en contra de la utilización de lenguaje inclusivo como ”utilizar esas propuestas alarga el discurso”, ”es engorroso”, ”se duplica, ya se entiende que hombre hace referencia a mujer”, ”siempre se ha dicho así”, ”crea rechazo, dices vascos y vascas y se ríen”, ”aumenta la carga de trabajo” o ”suena mal”. Sin embargo se pueden rebatir muy fácilmente: a) en el mensaje siempre se introduce lo que se quiere nombrar, existen alternativas; b) ¿queremos hablar de las mujeres? nombrémoslas; c) nombrar a hombres y mujeres no es duplicar, es reflejar la realidad social; d) el lenguaje es modificable y reinventable; e) se ayuda a mejorar la situación de las mujeres y; f) se aplica el derecho a ser nombrada y existir.

En conclusión, no hay razones para no utilizar lenguaje inclusivo no sólo en la redacción del nuevo Código de Deontología, sino también en todas las actividades realizadas por los Colegios de Médicos. Un buen ejemplo de ello es el colegio de Médicos de Bizkaia, pionero desde hace años en la utilización del lenguaje inclusivo en todos los documentos que elabora. En la actualidad, la profesión médica es mayoritariamente femenina, razón de más para que esté presente en un texto tan importante para toda la profesión.

                                              Comisión de Deontología Médica de Bizkaia





No hay comentarios:

Publicar un comentario