miércoles, 18 de julio de 2018

Lenguaje, imagen y poder: estereotipos de género en Medicina

En las últimas décadas la Organización Mundial de la Salud (OMS) como otras organizaciones mundiales como Naciones Unidas, UNESCO y Gobiernos de la Comunidad Europea ha publicado diferentes informes donde se refleja que las desigualdades entre hombres y mujeres en la salud están causando perjuicios importantes para un desarrollo global.

Está demostrado que existe un sesgo de sexo y género en docencia e investigación en Ciencias de la Salud que se trasmite a la práctica clínica y que tiene consecuencias importantes en el desarrollo y aplicación de métodos diagnósticos y terapéuticos. Tanto es así que cada vez hay más trabajos científicos que demuestran que existe un perjuicio de la salud de las mujeres relacionado con el desconocimiento de la eficacia real de los fármacos y el infradiagnóstico de patologías con sintomatología diferente en mujeres y hombres.




El lenguaje y la imagen están considerados como los factores que más poder ejercen sobre el asentamiento de ideas en la sociedad y la comunicación es una de las herramientas más poderosas de los programas de salud. La transmisión de una idea sesgada o un estereotipo en el ámbito  sanitario  puede causar un daño importante al ser aceptado como realidad.

Este es el caso de la salud de las mujeres que generalmente está centrada en la función reproductiva prestando mucha menos atención al resto del cuerpo, lo que se denomina medicina “bikini”. Otro aspecto muy importante y es que en los últimos años se están tratando como patologías las etapas normales de la vida de las mujeres como la menstruación, embarazo y menopausia. Así podemos ver un test de Diario Médico para el 8 de Marzo 2018 en el que las imágenes para las patologías más frecuentes son un útero, una báscula con un bebé, un biberón, una silla ginecológica, una embarazada, etc. y en la página web del IMQ podemos ver una tabla en la que la menopausia aparece como una de las patologías más frecuentes en las mujeres. Incluso en esa misma web un especialista recomienda que todas las mujeres que pretendan quedarse embarazadas tienen que ir a la consulta médica o no recomienda en edades de riesgo menores de 60 años prevención del infarto de miocardio, primera causa de muerte en mujeres en todo el mundo y cuya frecuencia ha aumentado alarmantemente a partir de los 35-40 años.

Está claro que hay una necesidad de desarrollar estrategias para incluir la perspectiva de género en el área de la Medicina y promover su aplicación evitando estereotipos que crean patologías inexistentes en mujeres o que no tienen en cuenta las diferencias biológicas entre hombres y mujeres. Dado que en investigación y docencia siempre se ha considerado el modelo masculino como patrón y que los roles sociales están muy asentados en el ideario de muchos/as profesionales de la salud, el objetivo sería desarrollar la capacidad crítica y de análisis desde una perspectiva de género en el ámbito de la Medicina y promoverla en la comunicación y práctica clínica.


Para lograrlo se hace necesario crear un foro de intercambio de reflexión, conocimiento, experiencias y buenas prácticas que junto con una formación adecuada permita que las personas implicadas en el área de la salud seamos capaces de enjuiciar y desarticular situaciones de desigualdad entre hombres y mujeres a través de los mensajes e imágenes que emitimos.

Dra. Lucía Gallego, Vocal de la Comisión de Deontología del Colegio Médicos de Bizkaia

No hay comentarios:

Publicar un comentario