miércoles, 27 de agosto de 2014

El médico ante las voluntades anticipadas del enfermo

Los médicos siempre hemos de tener en cuenta y respetar los valores de los enfermos y sobre todo cuando se encuentran en situaciones críticas y difíciles como puede ser la fase terminal de una enfermedad. Pero es entonces cuando nos solemos preguntar ¿cuáles son sus valores? El enfermo nos suele responder: son todas aquellas cosas que son importantes para mí y que deseo que me respeten. Pero para hacerlo bien necesitamos que nos concreten algo más. Para ello suele ser muy útil el Documento de Voluntades Anticipadas que es un documento escrito dirigido al equipo médico en el que una persona expresa las instrucciones a tener en cuenta cuando no pueda expresar personalmente su voluntad. Este documento no puede vincular algo que sea contrario a la legislación vigente, que no se corresponda exactamente con la situación que se plantea o que vaya en contra de las buenas prácticas médicas.


Os invito a conocer cómo se está utilizando este documento en la Comunidad Autónoma Vasca: http://www.colegiomedicosbizkaia.com/Canales/Ficha.aspx?IdMenu=c51ff9ef-9593-4951-bd52-de1d46676c41&Cod=963ff39a-aa6a-4527-9c0f-29bc09696411


Los médicos ante las voluntades anticipadas de los enfermos hemos de tener  en cuenta nuestra obligación de respetarlas según nos lo recuerda nuestro Código de Deontología Médica en el artículo 36.2: "...Ha de tener en cuenta la voluntad explícita del paciente a rechazar dicho tratamiento para prolongar su vida. Cuando su estado no le permita tomar decisiones, tendrá en consideración y valorará las indicaciones anteriormente hechas y la opinión de las personas vinculadas responsables". Por este motivo ha adquirido tanta importancia el Documento de Voluntades Anticipadas, también presente en el Código de Deontología Médica, en el artículo 36.4: "El médico está obligado a atender las peticiones del paciente reflejadas en el documento de voluntades anticipadas, a no ser que vayan contra la buena práctica médica".

El Documento de Voluntades Anticipadas es una herramienta muy útil para los médicos cuando no estamos al tanto de los deseos de los enfermos que hemos de tratar en situaciones críticas o al final de la vida. Y también es un compromiso que nos obliga deontológicamente.


Dr. Jacinto Bátiz, Presidente de la Comisión de Deontología
Colegio de Médicos de Bizkaia

viernes, 1 de agosto de 2014

Recuperación de la dimensión humanística en la relación médico-enfermo

Los médicos hemos de prestar atención especial a las quejas frecuentes de los pacientes en relación a una supuesta deshumanización de la Medicina

No se trata de desestimar los avances tecnológicos porque provocaría una pérdida en la calidad asistencial, sino de evitar sustituir la relación con el paciente por el diagnóstico del aparataje que le da la falsa sensación de ayudar a curar sin fracasos.

La recuperación de la dimensión humanística de la relación médico-paciente es sin duda un elemento fundamental en la calidad asistencial. Ello, junto con la disponibilidad del tiempo necesario, suele tener como resultado una medicina más satisfactoria para el paciente, una mayor eficiencia en el uso de pruebas diagnósticas y prescripciones, ocasionando una menor iatrogenia y un mejor control de gastos.

El médico no debe admitir sistemas sanitarios que impongan esquemas de relación médico-expedientes, médico-usuario, médico-caso clínico, trato despersonalizado ni actitudes paternalistas. Por el contrario, el médico debe transmitir la firme sensación de que puede contar con él, mediante el consejo adecuado, bien intencionado, a tiempo y dirigido a buscar lo mejor para el paciente.

Es en esta sociedad que añora la honestidad y el compromiso, en donde el médico debe construir, o más bien reconstruir los valores éticos que la profesión exige y que tan falta hacen en las relaciones entre personas.

Espero que estas reflexiones, que he seleccionado del Manual de Ética y Deontología que varios miembros de la Comisión Central de Deontología de la OMC escribimos hace dos años, nos motiven a recuperar esa dimensión humanística que los pacientes esperan de nosotros para que junto con los avances de la Ciencia Médica les podamos ayudar científica y humanamente.

Muchas gracias por haber leído esta invitación a la reflexión. Si, además os ha ayudado a reflexionar, habrá merecido la pena el tiempo dedicado a escribir este post.


Dr. Jacinto Bátiz, Presidente de la Comisión de Deontología
Colegio Médicos de Bizkaia