miércoles, 4 de junio de 2014

¿Por qué debemos formarnos los médicos para atender a enfermos en fase terminal?

Nuestro Código de Deontología, nos recuerda en su Art.7.3 que: La formación médica continuada es un deber ético, un derecho y una responsabilidad de todos los médicos a lo largo de su vida profesional

Los médicos, cuando carecemos de herramientas clínicas y personales para enfrentarnos a situaciones en las que no es posible curar al enfermo y por tanto, carecemos de formación adecuada para atender correctamente a los enfermos que se encuentran en fase terminal, podemos adoptar cualquiera de estas tres actitudes:

1.- Los que consideran que se encuentran ante una situación compleja y deciden evitarla y dejan a la persona enferma y a su familia a la libre evolución de su proceso, entendiendo además que los cuidados paliativos sólo deben ser aplicados en la fase agónica. Estarían adoptando una actitud de ABANDONO.

2.- Los que que consideran una situación nimia y de escasa complejidad que puede ser fácilmente manejada con unos mínimos conocimientos técnicos y la atención de los síntomas fìsicos. Estarían adoptando una actitud de AUTOSUFICIENCIA.

3.- Los que ante el miedo y las reticencias a aceptar la situación, emprenden actitudes más intervencionistas y evitan la comunicación y los encuentros incómodos con el enfermo y su familia. Estarían adoptando una actitud de OBSTINACIÓN DIAGNÓSTICA Y TERAPÉUTICA.

Y cualquiera de estas tres actitudes pueden provocar que la persona al final de la vida y su familia sufran la falta de atención integral del proceso de morir, la falta de apoyo domiciliario y la escasez de cuidados continuados.

Los médicos también tenemos que aprender a ayudar a nuestros enfermos a morir bien, empleando todas las estrategias terapéuticas para evitar su sufrimiento mientras llega su muerte y todas aquellas técnicas de acompañamiento al moribundo y a su familia. 

Respondiendo a la pregunta de este post, me atrevo a afirmar, como paliativista, que la formación en Cuidados Paliativos es fundamental para cuidar mejor a los enfermos que se encuentran en situación clínica de terminalidad  y  necesitan este tipo de atención.


Dr. Jacinto Bátiz, Presidente de la Comisión de Deontología
Colegio de Médicos de Bizkaia

No hay comentarios:

Publicar un comentario