domingo, 6 de octubre de 2013

Los médicos, ante el deseo de morir de los enfermos

Hace pocos días, los medios de comunicación se hacían, una vez más, eco de una noticia que trataba de reabrir el debate de la eutanasia en nuestra sociedad. 

La noticia era la siguiente: "Los médicos belgas aplicaron una inyección letal que paró el corazón de Nathan Verhelst, un hombre sano físicamente de 44 años, que pidió que le mataran porque no estaba contento con los resultados de su cambio de sexo. La historia de terror psicológico narrada casi en directo por la prensa belga ha reabierto el debate sobre el uso de la eutanasia, el derecho de los ciudadanos a ser asistidos por doctores en su muerte, una práctica permitida en ese país desde 2002, y en claro auge". (El Correo, jueves 03.10.13).

Os invito a leer la tribuna El enfermo, la eutanasia y el médico que escribí y que fue publicada en febrero de 2010:
http://historico.medicosypacientes.com/colegios/2010/02/10_02_15_tribuna

Por si no tenéis mucho tiempo para leerla os planteo la siguiente reflexión con la que termino la citada tribuna: ¿El médico puede ser el cuidador de la salud de las personas y ser capaz de poder producir, al mismo tiempo, su muerte intencionada?.

Deseo recordar el art. 36.3 de nuestro Código de Deontología Médica que dice: "El médico nunca provocará intencionadamente la muerte de ningún paciente, ni siquiera en caso de petición expresa por parte de éste".

Dr. Jacinto Bátiz, Presidente de la Comisión de Deontología
Colegio de Médicos de Bizkaia


No hay comentarios:

Publicar un comentario